Suflé* de letras

Tengo el delicioso recuerdo de la primera vez que leí Como Agua para Chocolate de Laura Esquivel. Tenía 20 años recién cumplidos, el comienzo de una carrera de letras y poco o ningún conocimiento sobre qué iba a ser de mi vida en un futuro.