Leche de tigre

Por el

Lo cierto es que el verano reclama hidratación, un subidón y algo fresquito. Por esta razón traemos desde Perú su bandera más emblemática: La leche de tigre.

Una de las mil leyendas que están escritas sobre la leche de tigre, nos cuenta que lo de “tigre”, se utiliza por su poder afrodisíaco, muchos peruanos llaman a esta receta “la viagra peruana”.

Se comenta que un establecimiento de carretera empezó a servir el plato a jugadores de fútbol limeños que estaban cansadísimos de sus entrenamientos a grandes temperaturas. Se recuperaban de inmediato con esta pócima peruana y volvían cada dos días a llenar el restaurante. La historia funcionó de tal manera, que el chef propietario decidió abrir cuatro restaurantes más en Perú.

Gastón Acurio, uno de los mejores cocineros de Lima da fe de ello en sus escritos y nos habla sobre las propiedades que posee

En resumen, la leche de tigre es el líquido con color lácteo que queda después de marinar el pescado crudo, contiene una seductora mezcla de ingredientes como cítricos, cebollas y ajos que se transforman añadiéndole el pescado crudo, siempre blanco.

Un dato importante que no podemos dejarnos en el olvido es que en el norte del Perú se consume caliente y en el sur, fría.

Ingredientes:

1 trozo de jengibre

1 diente de ajo pequeño

50 gr pescado blanco

4 ramitas de cilantro


Zumo de 8 limas

Sal

Pasta de rocoto* (Pimiento picante muy parecido a la guindilla)

Preparación:

Paso 1: Poner en un bol el trozo de jengibre de 5 ml, el diente de ajo por la mitad, el pescado  en  dados, el cilantro troceado junto con el zumo de lima.

Paso 2: Remover y dejar reposar unos cinco minutillos/10 minutillos.

Paso 3: Triturar con ayuda de una túrmix  hasta  que  quede una pasta homogénea. Colar y añadir 1/2 cucharadita de sal, 2 cucharaditas de pasta de  rocoto* (pimiento picante muy parecido a la guindilla) y  mezclar bien.

Paso 4: Conservar con un papel film en el frigorífico durante 2 horas cómo mínimo.

Eso sí, si vas a tomar esta receta con una persona de Perú nunca lo comas por la noche, originalmente, cuando llegaba la noche, el pescado ya estaba podrido. No existían refrigeradores antiguamente… Este hecho marca la tradición en todos los pueblos de Lima y es de muy mal gusto pedirlo en la cena.

Si quieres aprender más trucos, técnicas e historia de la tradición peruana no dudes en apuntarte a nuestro curso de la escuela de cocina A punto. Rápido, ¡que no se te pase el arroz!

Deja el primer comentario.

Deja un comentario