Cómo hacerle la ‘rosca’ a los Reyes Magos

¿Cómo hacer un exquisito roscón de reyes? Os descubrimos todos los secretos para poder hacerlo en casa.

Ya queda menos para el 6 de enero, ese día mágico en el que niños y mayores no han pegado ojo en toda la noche nerviosos por despertarse y ver con ilusión qué regalos han dejado los Reyes Magos. Tras los Reyes, los niños y los regalos el otro protagonista no es otro que el Roscón de Reyes cuyo origen nada tiene que ver con los Reyes Magos, de hecho tiene su origen en una fiesta pagana conocida como las Saturnales. En el siglo II A.C., a mediados de diciembre, cuando terminaban los trabajos en el campo, se celebraban unas fiestas en homenaje a Saturno, dios de la agricultura y las cosechas. En esos días los esclavos podían descansar de sus trabajos y tenían la costumbre de preparar unas tortas que se rellenaban de frutos secos, dátiles, higos y se bañaban en miel…

Un siglo más tarde se empezó a introducir dentro de la torta una haba como símbolo de prosperidad y fertilidad. Esta tradición fue desapareciendo poco a poco en todos los lugares menos en Francia donde se comenzó a preparar para conmemorar la visita de los tres Reyes de Oriente al niño Dios nacido  De la mano de Felipe V llegó a España la costumbre de tomar el día de Reyes el tradicional Roscón.

En Apunto nos encantan los roscones y si quieres prepararlo en el día más mágico del año sólo tienes que apuntarte a nuestro Curso de Roscones tradicionales  o dejar que los más pequeños aprendan a prepararlo en el Curso de miniroscones o bien…seguir los pasos de nuestra infalible receta.

Aquí la receta: 

INGREDIENTES

140 gr masa madre:

  • 90 gr harina.
  • 50 gr leche.
  • 2 gr levadura.

120 gr infusión de leche

  • 2 c/c agua de azahar.
  • 3 c/c ron.
  • Ralladura de limón.
  • Ralladura de naranja.
  • 130 gr leche entera.

340 gr harina de fuerza.

70 gr azúcar.

15 gr levadura fresca (5 gr liofilizada).

2 huevos.

60 gr mantequilla.

Pizca de sal.

Calabaza escarchada.

Guindas escarchadas.

Azúcar.

Almendras laminadas.

Huevo batido.

ELABORACIÓN

Esta receta es muy sencilla de hacer siempre y cuando respetemos los tiempos de fermentación. Hay que tomárselo con calma porque tenemos que esperar unas horas entre amasado y amasado para  que suba adecuadamente la masa, el resultado será un pan jugoso y ligero, no apelmazado y compacto.

Empezaremos haciendo una masa madre o esponja. Para ello pondremos en un bol 90 gr de harina junto con 50 gr de leche y 2 gramos de levadura. Lo removemos todo junto para que queden los ingredientes bien integrados y la dejamos en un bol con agua tibia hasta que por sí misma flote. Ahora ya la podremos utilizar.

Recordemos que si utilizamos levadura liofilizada utilizaremos una tercera parte. Es indiferente cual de las dos empleemos ya que son la misma cosa, sólo que la liofilizada está deshidratada, por eso pesa menos y pondremos una tercera parte del peso de la fresca.

Seguimos con la elaboración de nuestro roscón y para ello vamos a poner a infusionar a muy baja temperatura la leche con el ron, el agua de azahar y las peladuras de limón y de naranja. La peladuras hay que hacerlas muy finitas, para ello nos podremos ayudar de un pelador ya que no queremos que lleve parte blanca, ya que amarga.

Pondremos todo el conjunto a baja temperatura para que la evaporación de agua del contenido sea muy poquita y así no tengamos que rectificar nuestra receta.

Una vez que la leche ya esté está tibia o casi fría y la masa madre haya subido a la superficie del bol vamos a empezar a hacer nuestra masa de roscón.

Para ello vamos a poner en un bol el fermento, la harina, la levadura, los huevos, la mantequilla, la sal, la mitad de la leche y empezaremos amasar la mezcla, iremos añadiendo poco a poco el resto de la leche. Esto lo hacemos porque dependiendo de los tipos de harina tendrá más o menos fuerza por ello absorberá más o menos agua.

Esta masa al principio será un poco pegajosa, no pasa nada, porque a medida que la trabajemos en la mesa irá cogiendo cuerpo, es decir rectificando. De todas maneras antes de empezar a amasar la podemos dejar reposar unos minutos, esto habrá hecho que la harina absorba toda la cantidad de agua y que por lo tanto será menos húmeda.

Amasaremos delicadamente con la almohadilla de la mano hasta tener una masa uniforme.

Ahora ponemos la masa a fermentar en un bol y la dejamos que fermente uno o dos horas. Pasado este tiempo la vamos a retirar del bol y a amasarla un poquito para que se quite el gas, así no nos quedarán burbujas grandes dentro del roscón. Dejaremos que la masa repose otros diez minutos ya que la masa está demasiado tensa y con el efecto del gluten si intentásemos armarla ahora se encogería y no quedaría del tamaño deseado.

Empezaremos a dar forma a nuestro roscón. Haremos un agujero en medio de la bola y empezar a estirarla como si se tratase de una correa. Poco a poco le iremos dando forma y para ello en los lugares donde se nos quedan las partes más anchas la estiraremos hasta que quede un grosor más o menos uniforme. Una vez que lo tenemos lo pondremos sobre un papel de horno. En este momento será cuando introduciremos la sorpresa y el haba.

Ahora vamos a pintar muy bien por todos lados para que quede uniforme el color. Tendremos que tener en cuenta que crece demasiado.

Dejamos que fermente durante unas una hora o dos, dependiendo del calor que tengamos en la cocina. Lo vigilaremos a partir de la primera hora porque no queremos que fermente demasiado ya que podría pase que en el horno se nos bajase.

Pasado este tiempo lo volvemos a pintar de manera uniforme y le ponemos la decoración; naranja confitada, guindas, frutos secos, azúcar…

Ahora llega el momento de introducirlo en el horno que tenemos precalentado a 180ºC, si puede ser con ventilador. Lo hornearemos durante 20 minutos más o menos, vigilándolo para que no se dore demasiado por la acción del huevo y la mantequilla.

……………….

 

¡¡¡¡ Felices Reyes Magos !!!

0 comentarios en “Cómo hacerle la ‘rosca’ a los Reyes MagosAñade el tuyo →

Deja un comentario